¿Queréis saber cómo hacer sangre falsa casera que sea comestible?

Con ingredientes alimentarios puedes hacer sangre artificial comestible.

Este truco de maquillaje para hacer sangre falsa casera es muy realista y os puede ser útil si queréis grabar alguna escena para un cortometraje, gastar bromas de cámara oculta o haceros disfraces caseros.

Aquí tenéis una receta para hacer sangre falsa comestible:

  • Colorante alimentario
  • Miel
  • Cacao en polvo
  • Agua caliente

Primero cogemos el colorante alimentario rojo y echamos un poco en un cuenco o recipiente donde quieras hacer la mezcla.

A continuación, echamos la misma cantidad de miel (más o menos) y la mezclamos bien. En este momento ya se empieza a ver que el invento puede funcionar.

Una cucharada de cacao en polvo para conseguir más espesor. Los grumos también harán que la textura sea más realista.

El agua la usarás en función de la sangre que quieras preparar para hacerla más líquida.

Hemos comprado un bote de sangre artificial para comparar el resultado y nos gusta más lo que se puede conseguir si la hacemos en casa.

diferencia entre sangre comprada y sangre casera
La mancha de sangre artificial de la izquierda es comprada y la de derecha es la sangre artificial que hemos elaborado.

Como habéis podido ver hacer esta sangre falsa casera es muy fácil, los ingredientes son muy fáciles de encontrar en todas las tiendas o incluso los tendréis ya en casa. Los resultados son mucho mejores que los que dan las sangres falsas habituales que venden en las tiendas de disfraces. Además os costará mucho menos dinero pero si tienes presupuesto existen tiendas especializadas que venden sangre artificial profesional para rodajes, espectáculos, etc.

Ya solo falta que le echéis imaginación y que vuestro maquillaje sanguinolento os ayude a crear a vuestro personaje. Algunos creerán que sangráis de verdad. No peguéis muchos sustos, amigos de la cinefilia con tontaquer style.