Cine en primera persona adaptando un estativo de hombro a un casco de moto

En este vídeo en el que estáis viendo a Juanjo soportado varios kilos en la cabeza y poniendo buena cara para la foto, te contamos cómo lo hicimos y los problemas que tuvimos al construirlo.

El plano subjetivo, en inglés POV, simula la visión de un personaje. Un tipo de plano cinematográfico que ofrece al espectador la sensación de vivir la historia en primera persona. Aunque es un plano arriesgado y se suele utilizar poco, sí que existen muchas películas de acción que se han llegado a rodar enteras con esta técnica. Nombro algunos títulos que me gustaron, como por ejemplo: Cloverfield (Matt Reeves, 2008), Maniac (Franck Khalfoun, 2012) o Crank (Mark Neveldine, Brian Taylor, 2006).

En el año 2013 rodamos un cortometraje en plano subjetivo

Se trata de El exceso de silencio de una luz inesperada. Amor, superación, coraje y, ante todo, una reflexión sobre el acto de comunicar(nos), son las claves de este cortometraje contado en primera persona.

Y ya sé que hace unas líneas he contado que esta técnica se suele utilizar para rodar escenas de acción, pero nosotros, que somos muy osados, eso sí, hicimos mil pruebas hasta que nos gustó el resultado y pensamos que esta historia tendría más fuerza si la contábamos a través de los personajes. Para ello había que adaptar la cámara a un casco de moto.

Si te va la marcha con este tipo de inventos, no te pierdas cómo construimos esta pluma de cuatro metros para grabar con una cámara DSLR.