En los 90, hacer magia en la pantalla grande era todo un arte, y las películas de catástrofes eran la joya de la corona.

Estas películas nos llevan de vuelta a una era en la que los efectos visuales eran pura creatividad y esfuerzo técnico. Cada escena apocalíptica estaba cuidadosamente diseñada con efectos prácticos y visuales que requerían una destreza asombrosa.

Hemos recopilado estas películas de catástrofes que seguro que has visto.

Twister (1996) – Dirigida por Jan de Bont, sigue a un grupo de cazadores de tormentas y tornados.

Para capturar imágenes realistas de los tornados, el equipo de «Twister» trabajó estrechamente con expertos en meteorología y cazadores de tormentas. Utilizaron vehículos con cámaras adaptadas para conseguir impresionantes tomas de los fenómenos meteorológicos. Los efectos visuales fueron muy avanzados para la época y ayudaron a establecer nuevos estándares en la industria del cine.

Dante’s Peak (1997) – Dirigida por Roger Donaldson, este thriller se centra en un vulcanólogo que intenta salvar a una ciudad de la erupción de un volcán.

Expertos geólogos y vulcanólogos asesoraron al equipo de la película para que las escenas relacionadas con la actividad volcánica reflejaran de manera realista los peligros y las características de una erupción.

Se construyó una réplica en miniatura de parte de la ciudad que luego fue inundada por una mezcla de lodo y algunas sustancias para simular el flujo de lava.

Volcano (1997) – Dirigida por Mick Jackson, es otra película centrada en volcanes, donde un volcán entra en erupción en Los Ángeles.

Parte de la película involucra la destrucción de la infraestructura del metro de Los Ángeles debido a la actividad volcánica. Para rodar estas escenas, el equipo de producción tuvo que coordinarse con las autoridades locales y trabajadores del metro.

El equipo de efectos especiales de «Volcano» habían trabajado anteriormente en «Tiburón» (Jaws). Su experiencia contribuyó a la creación de efectos visuales impactantes para las escenas de erupción volcánica.

Deep Impact (1998) – Dirigida por Mimi Leder, explora el impacto de un asteroide que se acerca a la Tierra.

El equipo de la película colaboró con la NASA para conseguir representaciones cinematográficas más precisas sobre cómo hacer el impacto de un asteroide en la Tierra.

La colaboración con la NASA no sólo proporcionó datos científicos, sino que también permitió el uso de imágenes de satélite reales. Esto agregó un nivel adicional de realismo a la representación de los eventos catastróficos en la pantalla grande.

Armageddon (1998) – Dirigida por Michael Bay, cuenta la historia de un grupo de perforadores de petróleo que son enviados al espacio para evitar que un asteroide colisione con la Tierra.

A pesar de los esfuerzos para lograr realismo, la película tomó algunas licencias creativas que provocaron bastantes errores científicos. Por ejemplo, la escena en la que los astronautas entrenan en la plataforma de perforación fue criticada por su falta de realismo, pero, ¿qué podemos esperar de Michael Bay? Este director, si tiene que elegir entre realismo y puro entretenimiento, ya sabemos con qué se queda.


Las películas de catástrofes de los años 90 son testigos de una época en la que los efectos visuales eran un arte, donde cada explosión, tornado o erupción volcánica se lograba con ingenio y dedicación. Nos transportan a un momento en la historia del cine en el que la imaginación y la destreza técnica se unían para ofrecer experiencias cinematográficas inolvidables.

Puede interesarte: Series y películas de Corea del Sur para volverse loco