¿Ha visto ya Euphoria de HBO?

Análisis de sus puntos fuertes (Contiene spoilers)

Si no habéis visto Euphoria de HBO, os recomiendo encarecidamente que lo hagáis. Voy a descarnar mi análisis de una serie que tiene una temática que me gusta: la temática adolescente. Ya hablé de Wayne y ahora quiero hurgar en las entrañas de la primera temporada de Euphoria. Una de ellas son las similitudes de la serie con el cine de Baz Lurhmann y en concreto con su película Romeo + Julieta a la que se hace un guiño muy explícito en el capítulo “El siguiente episodio”.

Rue Bennett, interpretado por Zendaya.

DRAMA ADOLESCENTE

Al cine parece gustarle la época del instituto, ¿a vosotros os gusta igual que a mí? El capitán del equipo de fútbol (americano), la animadora (que ahora es choni), la chica regordeta, las amistades y desventuras que acaban surgiendo de las aulas a las calles y viceversa y de la habitación a los SMS y a Internet.

En Euphoria sus jóvenes protagonistas no sólo triunfan sino que también pierden, tienen sus tragedias personales y al juntar instituto y adolescentes ha dado para hablar de drogas, relaciones sexuales, traumas, redes sociales, amor y amistad.

La serie ha hecho un retrato que va más allá del tópico aunque al indagar a fondo en su retrato, sí que tiene concentrados todos los dramas posibles, lo que hace a la serie bastante radical y a veces un poco agotadora en ese sentido. En una película de acción pasa todo: explota un coche, hay tiroteos, alguien cae de un helicóptero, pues en Euphoria de HBO pasa eso pero en su género de drama adolescente. Jóvenes que sufren, que tienen inseguridades y que están pasando el trauma de la adolescencia hacia la madurez.

Jules, Rue, Kat y Maddy.

Cada episodio abre con la historia de cada uno de los personajes principales, desde su infancia hasta hacer comprender al espectador el contexto actual del personaje, buscando un conocimiento más profundo y que se empatice con ellos.

Abre la historia Rue, su voz y su mirada narran y guían al espectador. Y abren la historia los atentados del 11-S de 2001. El nacimiento de Rue coincide con este suceso y tiene una explicación sociológica y cinematográfica. La sociedad contemporánea ya no se entiende sin este trauma que marcó al mundo y en especial a Los Estados Unidos. Fue el origen de un nuevo orden mundial y un comienzo desastroso para el siglo XXI. Un comienzo de alucine y traumático como lo es la experiencia del parto, del nacimiento de Rue.

La coincidencia no es casual en este caso, nos dice que la nueva generación de adolescentes y los espectadores somos también Rue, el personaje interpretado por Zendaya. “Todos tenemos nuestros traumitas” como me dijeron una vez. Rue y todos vivimos en un mundo que está en constante recuperación de una tragedia, ella y el 11-S, cada país y su tragedia de Shakespeare. Una sociedad que se oculta en un refugio aparentemente seguro: el vientre materno o el mundo artificial online o virtual. Un espacio narcótico que sirve para no sentir o resistir, que sirve para lo mismo que las drogas que toma Rue. La serie trata su evasión y la reconstrucción de su identidad dañada.

Los personajes son complejos. La serie es sórdida, hay depresión pero tiene un toque optimista. Su creador Sam Levinson a sus 34 añitos se posiciona dentro del mundillo. En Euphoria ha aglutinado temas que también abordó en sus dos largometrajes anteriores. En su película Nación Salvaje habla también de chicas jóvenes y en Another Happy Day habla de los dramas familiares. Y lo de que de cuna le viene al galgo, se cumple en Levinson. Es el hijo de Barry Levinson, un importante guionista, director, actor y productor estadounidense que ganó el Óscar de mejor director en 1988 por Rain Man dónde trabajó con Dustin Hoffman y Tom Cruise. Ahora su hijo tiene también su pareja de actrices, su Romeo y Julieta pero sobre Rue y Jules os hablamos al final del artículo.


La realización de Euphoria de HBO

Tiene una estética propia, una fotografía exquisita y la música se puede considerar un protagonista más. Hay ritmo trepidante en su montaje. Sus planos son acordes a la realidad que muestra en cada momento. Hay planos aberrados o sesgados, por ejemplo, que cuentan ‘colocones’. Esto lo cuenta de manera sublime como ya lo hizo Trainspotting, por ejemplo. Euphoria tiene una realización visceral, que a veces incomoda y perturba al espectador, que a veces ilumina y alegra al espectador, que lleva de la depresión a la euforia. Una poética audiovisual con una puesta en escena alabada, espectacular e incluso a veces sensacionalista.

Es una puesta en escena efectiva que a veces recuerda al cine de Sofia Coppola o a los toques tipo videoclip de Oliver Stone en Asesinos natos dónde también se hablaba de una sociedad ‘traumada’.

Jules (Hunter Schafer) en la fiesta de Halloween.

Los planos secuencia de la fiesta escolar y la de la feria están realizados de una manera sublime y cuidado con que escriba sublime. Esas secuencias son una ‘jodida’ maravilla, perdonen mi expresión, son una verdadera maravilla, mejor. Todos los personajes convergen, concurren, se reúnen y desembocan en esas escenas, en esos dos capítulos: el de la feria (1×4) y el de la fiesta escolar (1×8, capítulo final de temporada). Todo está atado y pensado en la realización para al final torcernos hacia los desenlaces. Una maravilla. Una narrativa a corte seco, a golpe de click, imitando y contando cómo se consume ahora la información, las redes sociales o los SMS.


RECUERDA AL CINE DE BAZ LUHRMANN Y COMO TAL TIENE A SU GRAN PAREJA PROTAGONISTA

En Euphoria se ven las influencias del cine de Baz Luhrmann, y en concreto de su trilogía Red Curtain: en la que dirigió en el 92 la comedia romántica El amor está en el aire (Strictly Ballroom), Romeo + Julieta en el 96 con DiCaprio y Claire Danes y en el 2001 Moulin Rouge con Ewan McGregor y Nicole Kidman. Y por cierto, el propio Leonardo Di Caprio en una entrevista recomendó la serie Euphoria. Suponemos que le ha podido recordar a sus tiempos como Romeo.

Euphoria de HBO recuerda a Luhrmann por su ritmo trepidante, por los excesos audiovisuales, por la puesta en escena casi teatral. Ese gusto se ve en la dirección, el protagonismo que tiene también la música y como no: que reivindican el amor adolescente, el amor imposible que tanto le ha gustado a Baz Luhrmann, el amor shakespereano.

Comparativa en uno de los guiños a Romeo + Julieta.

Aquí entra en juego la poética y preciosa relación que entablan Rue y Jules. Una relación de amor y amistad que relaciona dos conceptos imprescindibles de la serie con dos personas totalmente distintas: Rue la depresión, Jules la alegría y ambas intentan normalizar el ser diferentes. Eso une a los personajes. Muestran dos maneras distintas de acercarse a la euforia de la que nos habla la serie. La euforia es la sensación exteriorizada de optimismo y bienestar, producida a menudo por tomar medicamentos o drogas, o producida por alguna satisfacción material o espiritual. Una euforia producida al fin y al cabo por lo que va sucediéndose en la serie y en concreto con el optimismo que representa Jules.

Esa muestra de la euforia es lo que recuerda también a la trilogía de Luhrmann y su influencia se deja incluso en un guiño explícito.

En el capítulo “El siguiente episodio”, Jules se disfraza en la fiesta de Halloween de la Julieta de Baz Luhrmann . Jules en Euphoria es una Julieta sincera que se abre al espectador desde el primer momento, que incluso deja ver sus oscuras relaciones sexuales hasta desvelar al final que está en búsqueda de la feminidad como si se tratase de la búsqueda de la madurez que tienen el resto de personajes adolescentes.

Ella con sus alas vuela sobre los suburbios dónde está ambientada la serie y su personalidad es el antagonismo al individualismo del mundo de las apariencias que sobrevuela sobre otros personajes. Ella es la sinceridad y también lo es Rue. La serie hace que no puedas quedarte en una mera capa superficial de sus personalidades. Son las nuevas Romeo + Julieta.

Si te ha gustado este artículo sobre Euphoria de HBO, no te pierdas todos nuestros análisis de series y películas en la sección reviews.